28 de diciembre de 2019

ENTRE LO REAL Y LA ESPERANZA




"Comienzo a entrever lo que denominaría el "tema de fondo" de mi libro. Va a ser la rivalidad entre el mundo real y la representación que nos hacemos de él. La manera en que el mundo de las apariencias se impone a nosotros, y en que tratamos de imponer al mundo exterior nuestra interpretación partícula, constituye el drama de nuestra vida"  (Los monederos falsos, André Gide)

Este tema de fondo, es la base de todos trabajos publicitarios, de todos los audiovisuales de masas, de todos los eslogan políticos. Es la lucha entre lo real y la esperanza de un mundo diferente, que según quién lo cuenta cambia el final.

He encontrado en mi cuaderno unas anotaciones que escribí para no olvidarlas:
 Es la historia de aquel escritor que lee en su libreta el último relato que escribió hace tiempo. El narrador describe sus trabajos y quehaceres diarios. Al final se sabe que es una autobiografía para poderla leer el mismo día en que perdiera la memoria por una demencia o padecer Alzheimer. Esta narración será como una representación opuesta de su vida real, que fue gris y rutinaria, sin grandes hazañas pero que expresaba un personaje muy vivo y curioso. 





11 de septiembre de 2019

EL CINE PENSAMIENTO


Un fotagge maravilloso sobre la imagen, la seducción y el poder. El cine como forma de pensamiento reducido a un lugar, una época y una cultura pero que tiene dos elementos comunes: la imagen y el tiempo. Platos, de JJ Negrete.

Puede verse en este magnífico blog una entrada sobre este tema: https://cinesentido.blogspot.com/2013/04/deleuze-y-la-imagen-cinematografica.html


28 de agosto de 2019

CELESTE 3




Leyendo a José Luis Borges, cuando ha pasado mucho tiempo que lo leí y casi no lo recuerdo.

EL MAR

El mar. El joven mar. El mar de Ulises
y el de aquel otro Ulises que la gente
del Islam apodó famosamente
Es-Sindibad del Mar. El mar de grises
olas de Erico el Rojo, alto en su proa,
y el de aquel caballero que escribía
a la vez la epopeya y la elegía
de su patria, en la ciénaga de Goa.
El mar de Trafalgar. El que Inglaterra
cantó a lo largo de su larga historia,
el arduo mar que ensangrentó de gloria
en el diario ejercicio de la guerra.
El incesante mar que en la serena
mañana surca la infinita arena.

Un mar gris, sin casi matices,  manchado de sangre invisible que los veraneantes solo vemos en los noticiarios de la televisión, como una rutina más de este vivir sin guerras cercanas aunque al otro lado de este mar se estén matando silenciosamente. El incesante mar.

8 de agosto de 2019

Celeste 2






Otro verano más, sentado en el balcón, respirando lo cotidiano, y de paso ves, sin querer,  lo que no quieres ver porque luego temes que te atormente los sueños que por cierto luego no recuerdas.

He grabado con el móvil una escena de la playa, llena de bañistas como multicolores hormigas que entran y salen del agua, hasta que ven que hay un remolino de gente y corren para ver qué ocurre. Miran, comprenden y siguen con sus juegos.


31 de enero de 2019

Esos cuerpos invisibles



Según el escritor Massignon, en las lenguas sudamericanas cuando se está en la oscuridad se deja de hablar, porque creen que la comunicación no es total si no vemos el cuerpo y los movimientos del otro. Es necesario que los cuerpos se vean.

Cuando se llega a cierta edad, 70, 80 años, el cuerpo entra en un pasillo oscuro que impide la comunicación, y cuando se encienden las luces no muestran una realidad sino uno cuerpos maquillados.

Es el nuevo modo de discriminación que pasa desapercibido, el edadismo. Nadie habla de ello y como siempre ocurre, con el paso de los años, la multitud de los invisibles cada vez será mayor, es entonces cuando serán visibles, cuando los problemas se noten en la economía.


29 de diciembre de 2018

Celeste I




En estas imágenes , una palabra o una frase le daría un sentido u otro, presentaría un tema que el espectador podría rellenar como quien pone un pie de foto. Podría ser calma sensible.

Estas imágenes sin sonido invocaría un paisaje que no existe.

El cine tiene la capacidad de mostrar lo que no se muestra, presenciar el tiempo en un contexto social o no, pero siempre con la intención de que el posible espectador sepa añadir algo de su propia existencia. Sin espectadores estas imágenes pesar de todo, cómo bien dice Jean Louis Comolli, nacen muertas.

James Benning ya lo mostró en 2004 y también Sharon Lockhart, todos sus trabajos son de aparente calma sensible.

10 de noviembre de 2018

Precisión, puntualidad, sobriedad




La primera película que vi de I. Bergman fue El manantial de la doncella en el Cine Elíseos de la Zaragoza de mis amores, ahora cerrado. Sala que en aquel entonces estaba clasificads como "de arte y ensayo".

Yo no había oído hablar de Bergman pero mi padre que le gustaba mucho el cine, sobre todo las del oeste, me había aconsejado que no fuera porque me impresionaría de forma muy desagradable. Eso fue suficiente para ir  con mis amigos al Elíseos. Un cine al que llamábamos la bombonera. Era una maravilla entrar en la sala con todos las luces encendidas y luego empaparse de silencio al comenzar la proyección.



Todo esto viene por el centenario del Bergman y por el magnífico texto que acabo de leer de Gloria Benito: EL ESPACIO Y LA MIRADA en la revista Encadenados. Es un texto muy bien argumentado que partiendo de unas definiciones teóricas sobre la realidad y el arte, nos va mostrando esa forma de ver la realidad bergmaniana en Fanny y Alexander que a mi modo de ver se mueve entre lo real, lo imaginario y lo mítico. Como él mismo dice en la entrevista todo su trabajo ha estado siempre sujeto a sus obsesiones de precisión, puntualidad y sobriedad.

Mi pequeño homenaje es rescatar este vídeo que encontré hace tiempo. Una entrevista, siete años antes  de morir, con su amigo el actor E. Josephson. Vemos a un par de "dinosaurios", como ellos mismos dicen, más humanos que endiosados hablando de amor, vejez y muerte.


5 de octubre de 2018

Ellos están mirando




Al abrir un libro de Chantal Maillard, he encontrado este recorte de una revista con la anotación misteriosa. No recuerdo, cuando escribí la frase, a que me quería referir. La primera impresión es que están mirando la luna, algo lejano y perdido en el horizonte. Pero al dorso hay pegado otro recorte que hace mención a W. Allen y esto ya me ha dejado más intrigado. No pone fecha.

La clave la he encontrado en la página subrayada del libro dónde estaba la tarjeta, La razón estética (Ed.Galaxia Gutemberg, 2017): 

"Crear mundos responde a una necesidad, la necesidad de ficción. Tiene un órgano: la imaginación, capaz tanto de fijar las percepciones, de reproducirlas y de jugar con ellas como de elaborar conceptos y teorías"

Y los niños, sean de dónde sean, de la época que sean, son los más capaces de crear mundos aunque sea para jugar. 


7 de septiembre de 2018

VALENTÍA



"Valentía es la virtud que afronta el peligro, el sufrimiento y la fatiga, que vence al miedo, a la queja o a la pereza" Diccionario Filosófico de André Comte-Sponville.

Hoy repasando el Diccionario Filosófico, para recuperar conceptos arruinados por las tormentas de tonterías e idioteces que nos caen todos los días.


1 de septiembre de 2018

Un país extranjero



"El pasado es un país extranjero, allí hacen las cosas de otra forma" (L. P. Hartley)

Yo añadiría que ese país extranjero, donde hacen las cosas de otra forma, sigue su imperceptible influencia en el mundo de hoy. Visto, según  muchos sociólogos, el retroceso que se está viviendo en todo el mundo en cuanto a la relectura de los derechos humano, parece que se está volviendo a ese país extranjero de los años 20/30 en Europa.

Hemos caído otra vez en las redes que S. Dedalus, el protagonista de "Retrato del artista adolescente" (J.Joyce, traducción de Dámaso Alonso) le explica a su amigo :
- Me estás hablando de nacionalidad, de lengua, de religión. Estas son las redes de las que yo he de procurar escaparme.

Pero ya sabemos que el pasado lo recordamos, lo revivimos cada uno según sus vivencias pasadas por el tamiz de la existencia en el año 2018.

20 de agosto de 2018

EL GOLPE ARDIENTE


Estoy leyendo Retrato de una artista adolescente, y ha habido un momento que me he quedado afectado a medida que leía este párrafo:

"Stephen cerró los ojos y extendió su mano temblorosa, con la palma hacia arriba... Un golpe ardiente, abrasador, punzante, como el chasquido de un bastón al quebrarse, obligó a la mano temblorosa a contraerse toda ella como una hoja en el fuego. Y al ruido, lágrimas ardientes de dolor se le agolparon en los ojos. Todo su cuerpo estaba estremecido de terror, el brazo le temblaba y la mano, agarrotada, ardiente, lívida, vacilaba como una hoja desgajada en el aire" ( Retrato de un artista adolscente. J.Joyce, traducción de Dámaso Alonso, Ediciones Orbis, SA 1991)

Como una nube oscura en un día de tormenta, este relato me trae recuerdos y olores de la infancia dolorida de los años cincuenta. Sesenta años después quedan rastros de aquellos golpes injustos, de aquellas tardes con olor a hojas de eucaliptus hervidas en una enorme lata vacía de atún, mientras el maestro se paseaba rascando su nuca canosa con una vara de avellano.

Y lo difícil, hoy, es descubrir esos rastros en mis manos, en mis ojos, en mis oidos, porque la memoria ha conseguido borrarlos en parte. Pero, en mi forma de ver, leer la vida, los miedos, los silencios, la rebeldía, la violencia, en eso si que me afectó y mucho. Fueron muchos golpes, pero no impidieron aminorar el esfuerzo para seguir caminando por la ciudad complicada en la que elegímos vivir.