16 de junio de 2010

Bloomsday, un brindis



Releo esta noche a James Joyce, el año pasado sirvió para escribir una aportación en el blog El lamento de Portnoy. Esta vez no me puedo abstraer del cotidiano acuchillamiento que nos rodea, como si el espectáculo de las cuchilladas de muchos personajes públicos fuera algo ya totalmente asumido. 
Sin que el reloj se detenga leo en voz alta:
-Pero no sirve para nada -dice-. Fuerza, odio, historia, todo eso. Ésa no es vida para hombres y mujeres, insultos y odio. Y todo el mundo sabe que eso es exactamente lo contrario de lo que es la verdadera vida  
-¿Qué? -dice Alf.
 -El amor -dice Bloom-. Quiero decir lo contrario de odio. 
Luego brindaré por el eterno irlandés con un vaso de vino blanco, una tostada de pan con aceite de oliva, y ...

Bookmark and Share

2 comentarios:

arrebatos dijo...

Me uno a ese brindis.

madison dijo...

y yo me propongo leer de una vez el Ulises de Joyce