10 de junio de 2008

La paz perpetua



"The evil that has formed against us has been termed the new totalitarian threat" G.Bush, Berlín 2002

Estos días visita Europa, en plan despedida, el Presidente de los Estados Unidos y al parecer no le preparan manifestaciones en contra porque ya no es un hombre poderoso, es como si ya no hiciera falta manifestar la oposición a sus decisiones más homicidas, o, por así decirlo, las que más muertes de seres humanos inocentes han producido en los últimos años.
Para muchos pensadores-escritores el ser humano es violento por naturaleza y que, como ser social, persigue la paz por exigencias de la razón, lo razonable se impone a lo instintivo. El principal pensador que mantenía esta tesis, creo yo era E.Kant que escribió un pequeño tratado con este título en 1795.
Comienza irónicamente con la alusión a un cartel colocado en un mesón holandés donde aparecía el rótulo de La paz perpetua junto al dibujo de un cementerio.Al leer los artículos, redactados como leyes, para conseguir la paz perpetua entre los Estados que aparecen en dicho ensayo, uno se queda mirando la tapia del cementerio cercano y cree ver, cómo flotando en los tejadillos de los nichos, la mirada enjuta de Kant que sonriente señala el horizonte lejano alcanzable únicamente con el pensamiento.

Los artículos dicen:
  1. "No debe considerarse válido ningún tratado de paz que se haya celebrado con la reserva secreta sobre alguna guerra en el futuro.
  2. Ningún Estado independiente (grande o pequeño, lo mismo da) podrá ser adquirido por otro mediante herencia, permuta, compra o donación.
  3. Los ejércitos permanentes deben desaparecer totalmente con el tiempo.
  4. No se debe emitir deuda pública en relación con los asuntos de política exterior.
  5. Ningún Estado debe inmiscuirse por la fuerza en la constitución y gobierno de otro.
  6. Ningún Estado en guerra con otro debe permitirse tales hostilidades que hagan imposible la confianza mutua en la paz futura, como el empleo en el otro Estado de asesinos, envenenadores, el quebrantamiento de la capitulación, la inducción a la traición, etc."
Es indudable que Mr. Bush no es kantiano pero fue elegido democráticamente y aquí es donde uno echa en falta el poder de convicción de los filósofos contemporáneos en la política, en los medios de comunicación. Al menos se aminoraría el peligro de elegir a personajes funestos como ese empresario del petróleo de Texas que ahora termina su mandato.

¿Podemos permitirnos el lujo de tener políticos que se regirán con principios sofísticos como denuncia Kant: Actúa y justifícalo, Si has hecho algo niégalo, Divide y vencerás, que por añadidura dicen que hablan con Dios?

Yo, como el filosófo de Königsberg, a pesar de todo soy optimista cuando termina su librito así: "Si existe un deber y al mismo tiempo una esperanza fundada de que hagamos realidad ...la paz perpetua, no es una idea vacía sino una tarea que resolviendose poco a poco se acerque permanentemente a su fin (porque es de esperar que los tiempos en que se producen iguales progresos sean cada vez más cortos" (I.Kant, La paz perpetua, Ed. Tecnos, Madrid, 1985)

5 comentarios:

Mauricio dijo...

Hasta cuando, no?


Siempre bueno pasar y leer.

Saludos

Sirena Varada dijo...

Ojalá que sin necesidad de que se establezca (por improbable… ¿por imposible?) una federación mundial de estados republicanos, se consiga algún día la paz perpetua. A pesar de los jefes de gobierno y a pesar de todo. Porque tal vez la paz desde un punto de vista ideológico es una quimera, pero desde un punto de vista práctico, como dice al final del libro, es una tarea.

Manuel Ortiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Ortiz dijo...

No, no creo que Bush haya leído jamás a Kant. Es más: tengo serias dudas de que realmente sepa leer (he can read, que queda más propio en inglés).

apostillas literarias dijo...

Ayer precisamente escuchaba por televisión que el Congreso de EU ha decidido quitar (¡por fin!) esas terribles, injustas, ilegales, y atroces cárceles en Guantánamo, que además de no estar en espacio gringo, son totalmente arbitrarias y un campo de concentración creado por este sujeto tan horrendo que AFORTUNADAMENTE ya se va.

El congreso también habló de lo nefasto que este señor habia sido, y que por fin podrán cambiar las cosas. Sin emgargo me pregunto: ¿por qué hasta ahora vienen diciendo y haciendo esto? ¡no se lo hubieran permitido y más sabiendo que el mundo, salvo algunos igualmente nefastos, no estaba de acuerdo!

En fin, me alegra que ya se vaya, el mudno debería de hacer fiesta por esto.