29 de abril de 2007

Fuga de muerte




"Leche negra del alba la bebemos al atardecer
la bebemos a mediodía y en la mañana y en la de noche
bebemos y bebemos
cavamos una tumba en el aire allí no hay estrechez"

Al leer estos versos del poeta alemán Paul Celan me han venido de la memoria unos aguafuertes de mi paisano Goya que junto con las fotos que nos llegan, por así decirlo, de rutina desde Irak, recuerdan que el horror no termina nunca para algunos. Estas dos imágenes separadas por doscientos años, muestran los cuerpos de las víctimas de siempre, el pueblo perseguido al que solo le queda cavar tumbas y recordar poemas, con el estruendo de los arcos triunfales, fortunas, medallas, banderas, música con fanfarrias, discursos y estatuas gloriosas.

"tu cabello de oro Margarita
tu cabello de ceniza Sulamita"

8 comentarios:

Conciencia Personal dijo...

"Al enseñarnos un nuevo código visual, las fotografías alteran y amplían nuestras nociones de lo que merece la pena mirar y de lo que tenemos derecho a observar. Son una gramática y sobre todo, una ética de la visión. La cámara ha tenido una importancia trascedental en la relación del hombre contemporáneo con la realidad y consigo mismo" Susan Sontag.

Saludos.

Luis Rivera dijo...

Si aceptáramos esta muerte violenta como un hecho de la naruraleza, (tal vez sea ya hora de comprender que esta violencia es nuestra, tan natural como la vida misma) deberíamos también aceptar que la visión es propia de lo cotidiano.

Goya pintaba para el horror, pero el fotgógrafo de prens y el canal de TV nos ofrecen la imagen como factor de cotidianeidad.

Conocí a u general del ejército que decía que la mviolencia era una enfermedad del mundo, como un grano con pus, que reventado el abceso se cura solo.

Las3Musas dijo...

Me resisto a pensar en la violencia como hecho innato del Hombre. Me sigue causando dolor que a tavés de la historia se repitan los mismos hechos, que se siga mendigando un hueco para enterrar a los muertos queridos.

Y a los que sostengan el discurso de que es "natural" les pregunto si vieron algunas vez a dos monos empuñando un arma para obtener beneficios económicos de matar a su hermano.
Las razones son más crueles, los que se benefician de ello no mueren, lo hacen los desamparados del sistema.

Saludos,
Musa Rella

Gwynette dijo...

Tristeza. Pasan los años y el conocimiento de qué nos sirve?

Saludos de alcachofa

Viuda de Tantamount dijo...

Tienes razón...resulta desalentador ver cómo pasa el tiempo, y continuamos enzarzados en las mismas historias cainitas...

Encima, nos autoinmunizamos por contacto frecuente...estamos hechos a compartir con escenas impresionantes nuestro rato de telediario.


Me escandaliza.

Tanhäuser dijo...

Es que, aunque haya pasado tanto tiempo, querido amigo, las guerras siempre las pierden los mismos.

Luis Rivera dijo...

Horrorizarnos ante la vesanía y la violencia no quiere decir que no sea natural, propia de los hombres. Claro que si miramos a los animales podemos llegar a la conclusión de que ellos no se agraden hasta la muerte, pero es que no somos ellos: tenemos a la razón de nuestra parte.

Anónimo dijo...

Albert Camus en su ensayo "El hombre rebelde" en su introducción dice: "Si no se cree en nada, si nada tiene sentido y si no podemos afirmar ningún valor todo es posible y nada tiene importancia".
Me resisto al igual que Camus, a admitir un mundo en que nada tenga valor y en el que no creer en nada signifique legitimar la muerte violenta como un hecho de la naturaleza.
Juan.