13 de abril de 2010

De repente, Vila-Matas

Día lluvioso y gris en Valencia para poder sacar mejor del fondo de la memoria, donde quedan restos de recuerdos, los mejores momentos del viaje por el Perigord y Aquitania -la Francia encantada en no ser parisina, que ayer terminó.



La mayor sorpresa fue encontrarme con el admirado Vila-Matas en la librería Ombres Blanches de Toulouse. La presentación de su libro ante un grupo de lectores me resultó algo fatigosa, mi francés es muy sencillo en lo escrito pero casi nulo oralmente.



Hubo algún momento que me pareció oír a Riba -en un viaje a Lyon quiere desarrollar toda una teoría sobre la novela -, cuando V-M se explayó en el tema de las relaciones que se establecen entre el personaje principal y el autor -al estilo Flaubert: el personaje principal habla siempre del autor, aunque también estableció una similitud entre la verdad y el caos porque quizás la ficción nos acerca mejor a la verdad que tenemos delante: el caos es la verdad. Es posible que nuestras vidas, el mundo entero fuera un auténtico caos si únicamente existiera la verdad.

En la mesilla de mi  hotel reposaba su Dublinesca y no quise, al término del coloquio, dejar pasar la oportunidad sin saludar al editor camuflado de autor y pedirle un autógrafo sobre el cartel anunciador de su presentación.  Al saludarle me comentó que estas giras por las librerías le permitía conocer a algunos blogueros como en Zaragoza que habló con Innisfree



Aquella noche, en el Hotel Mercure de la plaza Saint Georges, apagué la luz después de leer:
"Los escritores fallan a los lectores, pero también ocurre al revés y los lectores les fallan a los escritores cuando sólo buscan en éstos la confirmación de que el mundo es como lo ven ellos..."
 He admirado siempre a los escritores que emprenden, en sus libros, un viaje a lo desconocido y, como todos los viajes, la vuelta es el encuentro consigo mismo.
Bookmark and Share

6 comentarios:

Mar dijo...

Pues no sabes la envidia que siento.
Qué suerte poder asistir a esa presentación, tengo el libro en casa, a ver si termino V y me pongo con Vila Matas.
Un saludo

jacob dijo...

Hola!!!

Estuve visitando tu blog y esta genial, permiteme felicitarte. Sería muy agradable contar con tu blog en mi directorio http://www.xevere.com/ , podría incluirlo gustosamente y completamente gratis. Estoy totalmente convencido que para mis visitas será de mucho interés. Si lo deseas no dudes en escribirme muchos

Éxitos con tu pagina.

Un saludo
Jacob

Gww dijo...

¡Casualidades tiene la vida! V-M tiene un toque especial para la escritura aunque a veces resulte algo repetitivo en su temática y estilo o quizá sólo sea que he leído sus libros más parecidos. En cualquier caso es uno de los escritores más originales (de los pocos, todo sea dicho) de nuestras letras.

Un saludo.

arrebatos dijo...

Parece sacado de una de esas casualidades que usa (y a menudo abusa) Auster. Petrusdom empieza a leer un libro de Vila-Matas. Se va de viaje a Toulouse con el libro a cuestas y ahí tropieza con Vila-Matas. Yo diría que eso da para un relato.

Clarice Baricco dijo...

Ah contigo. Emocionante lo que viviste. ¿Y te hizo un dibujo en tu libro?
Acabo de comprar Dublinesca. Ya lo quiero leer.

Abrazos.

Carlos dijo...

por suerte el francés de Vila-Matas tampoco es muy fluido y cambió al español en sus respuestas. Era la primera vez que asistía a un acto de este tipo y me pareció interesante. Y además salí con el ejemplar de "Dublinesca" autografiado. Tarde-noche perfecta en Toulouse.

Un saludo.