30 de octubre de 2008

Garota de Ipanema

Ahora que el frío se cuela por debajo de la puerta del otoño, el calor de los que nos quieren se pierde por las rendijas de la separación, la lluvia sueña con quedarse cariñosa en su destemplado abrazo y en algunas montañas la nieve se posa como los ruiseñores en la primavera , ahora que el cielo se abre a más dioses, la mentira viste de Armani, los libros se cierran mudos, ahora apetece escuchar, entre los ruidos de la ciudad casi dormida, esta canción



4 comentarios:

Manuel Ortiz dijo...

Inmortal pieza, que me hace recordar mis tiempos de estudiante en Barcelona. Solíamos ir a un antro bastante desangelado (creo recordar que se llamaba 'Merimbao') a ponernos ciegos de caipirinha oyendo la música enlatada de Toninho, de Caetano Veloso y a tantos otros artistas brasileiros. Y, por supuesto, nunca faltaba esta 'Chica de Ipanema'.

Un saludo.

Filoabpuerto dijo...

Desde luego, esas letras de Ipanema
suenan a "ríos de palabras" que fluyen por esas "Montañas de silencio".

Mis saludos.

Interesantes las palabras que leo en estas tus montañas

Merce

Sirena Varada dijo...

Hola Pedro, ya sabía de tu sensibilidad poética y de tu profundidad de juicio; pero también me gusta saber de tus gustos musicales.

Esta música son situaciones, emociones, sentimientos... no es cualquier canción.

Gracias por recordarla. Un beso.

Clarice Baricco dijo...

Me gustó mucho tu fragmento. Es una poesía.
Grande Vinicius de Moraes.
En unos días, mi hija se va a Brasil y ya te imaginarás.

Abrazos.

Graciela