5 de enero de 2013

Auguri



Teodosio,emperador romano que instauró el cristianismo como religión oficial, prohibió los Augures. Ahora en Italia cuando se desea felicidad a algún conocido o amigo por Navidad, cumpleaños, se dice auguri.
La planicie de la Emilia, con su niebla, sus granjas y sus fábricas, ocultaban los templos paganos reconvertidos al cristianismo. Y en Rávena por fin hemos visto la desnudez de un hombre barbilampiño adorado como Dios.
La desnudez hoy es algo que no se admite, la felicidad que nos auguran desde los medios está vestida por frias cifras de negocios.
Al llega al hotel leo El médico rural, de Kafka:
"¡Desnudadlo y curará,
y si no cura matadlo!
Solo es un médico, un médico nada más"

Estos días de final de año, por las calles de Bolonia, he sentido el frio del norte que empuja a volver a casa pronto.