27 de junio de 2008

Veraneo


(Foto de Alfred Domínguez)

Según el Diccionario de la Real Academia una de las acepciones de la palabra Veraneo es : Sitio donde algunos animales pasan el verano. Vemos en la publicidad y sobre todo en las ciudades que el instinto animal de sus habitantes les lleva a salir como locos hacia el mar, la montaña y yo no soy la excepción.

He preparado la maleta sin mucho cuidado porque no voy lejos, a orillas del Mediterráneo cerca de la sierra de Irta estaré hasta septiembre, y en mi maleta he colocado mis compañeros de veraneo, Luciano G.Egido, Blanchot, W.Benjamin, Compte-Sponville, Piglia, Quignard, Cernuda, Vila-Matas. Espero terminar el estupendo y sesudo estudio de Karen Armstrong "La gran transformación" sobre la era axial y sus pensadores-profetas.

Como siempre me ocurre, demasiado material para combatir la modorra húmeda de la costa peñiscolana, pero me remueven las neuronas y me empuja hacia el escritorio a depositar palabras que alguien leerá en el mar inmenso de significados que es la escritura. Precisamente acabo de leer la novela "Versos de vida y muerte" de Amos Oz que comienza con una colección de cuestiones fundamentales sobre la escritura, con sus personajes imaginarios intercambiando palabras con el autor. En un momento dice el autor:
Escribir sobre cosas que existen,pretender apresar una tonalidad, un olor o un sonido con palabras, es algo parecido a tocar una pieza de Schubert estando Schubert presente en la habitación, tal vez sonriendo con sarcasmo en la oscuridad:
Verde aquí. No hay nadie. Y calma. Un cuervo se congela sobre un poste. Dos cipreses crecen casi juntos. Un tercero crece sol.
Intentaré escribir sobre cosas que existen y también de las que no existen, como aquellas que habían antes de que nos sumergieran en el tiempo, para que la imaginación no se me amodorre durante el verano.

3 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Buen viaje y descanso.
Mucha lectura y letras te esperan.

Abrazo.

G

Sirena Varada dijo...

No sé si llego algo tarde para desearte un feliz "veraneo" y también que, cuando te sea posible, podamos disfrutar de todo lo que las neuronas fresquitas y removidas son capaces de expresar. Llevas las maletas bien repletas de emociones.

Que descanses mucho y bien a orillas del mar.

Gabriela dijo...

Una selección de autores que comparto totalmente. Buen verano.