19 de junio de 2008

ATARAXIA


"Es la ausencia de inquietud: la paz del alma. Es el nombre griego (especialmente en Epicuro y los estoicos) de la serenidad.

¿Se trata de un estado puramente negativo, como casi siempre se cree? No. Porque lo que se ofrece, en esta ausencia de inquietud, es la presencia del cuerpo, de la vida y de todo, y es la única positividad que vale. La a primitiva no debe engañarnos: la ataraxia no es privación, sino plenitud. Es el placer en reposo del alma (Epicuro) o la felicidad en acto (Epicteto).
Es también una experiencia de la eternidad: <Pues en nada se asemeja a un mortal --escribe Epicuro-- el hombre que vive entre bienes inmortales> Por eso la ataraxia, como experiencia espiritual, es el equivalente de la beatitud en Spinoza, o el nirvana en el budismo" (Andre Comte-Sponville, Diccionario Filosófico)

Al ejercitar
mi cuerpo, en el sofá del que he expulsado a mi gata, en la consecución de ese estado de paz del alma, muchas tardes tengo la impresión de que he provocado en su diminuta almita algún tipo de inquietud que le insta afilar sus instintos homicidas...

4 comentarios:

Amalia dijo...

qué bello!! Para los escépticos también es un estado de serenidad, que se caracteriza, a diferencia de los epicúreos y estoicos, en liberarse de la inquietud que producen las creencias. La inquietud proviene de todos los vanos intentos por encontrar una verdad inmutable, ya porque se ha de defenderla, ya porque siempre aparece otra que creemos más verdadera.
saludos a esa gatita
bueno, y para ti también, jeje

una ataráxica en la montaña rusa

Tarántula dijo...

Interesante disertación sobre esta condición ataráxica. Sabes que aunque tenga mucho trabajo siempre procuro un minuto de mi tiempo para sentir esta sensación.

Es tan difícil lograr la tranquilidad, el estado de inmutabilidad del espíritu.

Busco, busco y cuando la consigo creo que estoy en la cima del universo.

Clarice Baricco dijo...

Nada fàcil de lograr pero tampoco imposible.
Me gusta cuando compartes tu diccionario.

Abrazos

G

Sirena Varada dijo...

También a mí me llamó la atención el concepto de Ataraxia, e incluso llegué a escribir sobre ello encontrándole relación con el consumismo actual (“La vida es un páramo amueblado por el Corte Inglés”).
Eso sí, para ejercitar la ataraxia o al menos la impavidez doméstica no hay nada como un buen sofá.

Saludos cordiales