1 de abril de 2008

QUATTROCENTO




“Nada hay más difícil que aprender a mirar a alguien de cerca, a ser mirada por otro” (Susana Fortes en “Quattocento”)

Estos días he leído el último libro de Susana Fortes, después de una pequeña introducción en la literatura de Dante y atraído por el mundo bullicioso del Renacimiento italiano.

Es un relato a dos manos, mejor dicho, es como si dos espejos reflejaran un mismo lugar, una misma historia, pero en dos épocas diferentes. Los protagonistas son una becaria de nuestros días y el aprendiz de un taller de pintura del siglo XV. En ambos caso la trama es de novela de intriga, en Florencia, con sus crímenes, y con la intervención de muy altas instancias del Vaticano.

Cuenta con todos los ingredientes para un guiso literario muy de moda en la cocina popular de nuestros días: Catedrales, Bibliotecas, Manuscritos, Arte, Vaticano, Sociedades secretas, amor, sangre. En ese aspecto no defrauda, incluso sobresale la crítica al poder omnipresente de todos los tiempos. Escrito con un lenguaje sencillo, amable y con frases redondas que dejan poso.

Creo que era Antonio Muñoz Molina el que dijo que un relato es como un sueño voluntario, con una trama y algo de misterio, pero que siempre aparece algo inexplicable que al lector inquieta cuando termina de leer (se despierta). En este libro yo no he encontrado ese aspecto fantástico. Está todo tan bien descrito, tan minucioso, que uno sospecha que se escribió la novela pensando en la posibilidad de llevarla al cine (las vestimentas, los muebles, las miradas). Es como si hubiera un exceso de detalles de la vida cotidiana para hacer muy creíble el relato.

Muchas veces cuando la becaria protagonista de nuestros días describe sus atuendos, su físico, su añorada juventud gallega, al lector que conozca personalmente a la autora, inconscientemente le viene la imagen de la profesora Susana Fortes con su amplia sonrisa.

3 comentarios:

Las3Musas dijo...

Es muy significativo que la lietratura parezca ser en nuestros días la materia prima del cine.
Amo el cine, pero me parece que se pierdde una valiosa oportunidad al escribir para esto.

Saludos,
musa

Clarice Baricco dijo...

Me llamó la atención, lo buscaré.

Seguimos con esta pasión que nos da la literatura.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Aunque con retraso, me sumo a las opiniones vertidas sobre el libro "Quattrocento" de la Fortes. Empecé leyéndolo con gusto hast que me dí cuenta de los numerosos párrafos casi idénticos a los del libro "el amor en los tiempos del cólera", de García Márquez. ¿Intertextualidad?. Más bien diría yo que plagio y mucho morro.
Tina.