14 de febrero de 2008

Mejor que un sueño



1.- Estos días ha estado por estas tierras Leonard Koren y he recordado un libro suyo que adquirí hace un tiempo: “Wabi-Sabi para artistas, diseñadores, poetas y filósofos”. Me atrajo el título, el tema y lo leí porque trata de la idea de belleza relacionada con las cosas sencillas, incompletas, modestas, humildes, algo que desde siempre me ha cautivado. Habla de la cultura oriental, especialmente de la japonesa.

2.- Dice Leonard Koren: “El wabi-sabi es una apreciación estética de la evanescencia de la vida. El árbol exuberante del verano es ahora solamente ramas desnudas bajo un cielo invernal. Todo lo que queda de una espléndida mansión son los cimientos desmoronados cubiertos de musgo y malas hierbas. Las imágenes wabi-sabi nos obligan a contemplar nuestra propia mortalidad, y evocan una soledad existencial y una delicada tristeza. También provoca un alivio agridulce que ya que sabemos que toda existencia comparte el mismo destino”

3.- Hoy, sentado en mi escritorio, he percibido por un momento ese alivio agridulce del paso del tiempo y el reencuentro con una persona, como llegada de otro mundo ya lejano. Hoy he localizado, gracias a Google, a mi amigo J.G.M. con el que no charlaba desde hace 35 años y he notado que aquel árbol lleno de hojas es el mismo ahora en el invierno de la vida. Mucha alegría por el reencuentro,aunque haya sido por teléfono, mejor que un sueño.

4.- Cierro el libro y recito un poemita del maestro Ryookan, un poeta japonés contemporáneo de Goethe y Goya:

Ventana abierta:

el pasado regresa.

¡Mejor que un sueño!

3 comentarios:

Conciencia Personal dijo...

Un buen momento para leer escritores que plasmen la belleza a través de la sencillez, la humildad y la modestia...Y agrego: no, el pasado ni en sueños...

Siempre gracias por tus caminos literarios.

Clarice Baricco dijo...

Es lindo lo que acabo de leerte.
Quiero cada dìa beberme la belleza de lo simple, de lo sencillo.
Anotado el libro.

Abrazos.

JoseFo dijo...

saludos viejo amigo
Se ha dicho, y lo vivo, que solo cambiamos por fuera, que lo que hemos sido, si ha sido sincero, nunca cambiará. Simplemente ha pasado el tiempo, y nos encontramos donde lo dejamos: ahora más hechos, más frondosos, más cargados de humanidad y de saber lo que podemos esperar y dar de nosotros mismos. Me alegro de saber de ti y de tus amigos de este hermoso blog. JGM o Josefo. Se me olvidó a mí también mandarte mi breve blog de expresiones.