21 de noviembre de 2007

Desde aquí


(Foto tomada de Roberto Zucco)


Desde aquí
vigilamos
el eccema de violencia que cubre el mundo
los movimientos de los ejercitos
y el hambre
algo de la desesperación que hay en el mundo
algo del sufrimiento
algo del dolor que chirría en los cuerpos
en la carne quemada.
Vigilamos
nada más.
(Traducción de Francisco J. Úriz)

Este es el título que el poeta danés Uffe Harder nos pone delante de los ojos como un cartel anunciador.
Para que cada uno pueda ubicar ese lugar desde donde vigilar.
Vigilar para ¿avisar el peligro que nos acecha y actuar? ¿contemplar el espectáculo de las desgracias ajenas? ¿para hacer gimnasia sentimental? ¿para secretar efluvios íntimos?

4 comentarios:

El espía de Mahler dijo...

Desde ahí he descubierto a Celibidache,Rattle, Cecilia Bartoli, Gilles Apap, Fazil Say, entre otros, y he visto a Barenboim dar clases magistrales, escuchado las palabras de Menuhin y descubierto la partitura autógrafa de la Quinta Sinfonía de mi patrón, Gustav Mahler. Si el poeta sólo se dedica a vilgilar tomando el pulso de la barbarie, pues allá él. Prefiero las poesías que me han recitado los nombres antes mencionados.

Conciencia Personal dijo...

Vigilar, sentir, la poesía no desde la conciencia personal, sino social...En lo social vale más actuar que contemplar.

Un abrazo de fin de semana.

Tarántula dijo...

Creo que más que vigilar hay que sentir y vivir, a veces la vigilancia excesiva sólo trae sufrimientos, penas.

Nunca es bueno ser excesivamente vigilados.

Sé que no es la vuelta semántica del poema, pero igual, he tenido que padecer escuetamente, aún, el vivir en un país donde las opiniones son vigiladas.

Saludos

Noemí Pastor dijo...

Yo creo que desde ahí no vigilamos. Paseamos la vista, nada más, y por dentro no nos recorre nada.