18 de febrero de 2007

El judío errante 2007



Ayer leí un artículo de Alberto Manguel en EL PAIS con el título de esta entrada. Además de explicar de forma clara y concisa el origen de esa leyenda cristiana de gran tradición antisemita, elabora una magnífica elipsis para después de transitar por las páginas de Sué, Lagerkvist, Twain Joyce, Borges, Stevenson planea sobre el significado más cercano del concepto viajar. Es el reverso del concepto del viaje, el errar, no la llegada. Transcribo : "En esta versión no se trata de viajar sino de huir. El Judío Errante debe dejar su tierra porque es perseguido, porque tiene hambre, porque no tiene trabajo. Debe escapar de la amenaza de los campos de concentración, de los gulags, de la llegada de las tropas, de la instalación de empresas multinacionales, de la deforestación, de la sequía o de la inundación, de la dictadura militar o de la religión....Debe esperar en un centro de refugiados del sur de España o del norte de Francia, la llegada de un supuesto redentor, mientras, a lo lejos, se oyen implacables las trompetas prometidas."

Más claro no puede decirlo este hombre que vive rodeado de treinta y cinco mil libros.

3 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Muy interesante lo que has publicado en tu blog.

Agradecida por tus visitas.

Saludos.

Musa Rella dijo...

El concepto de la huida es muy interesante. En realidad, de la Historia uno puede huir pero nunca consigue escapar, somos nosotros mismos.

Un beso y gracias por tu visita a las3musas

Conciencia Personal dijo...

El judío huye de sí mismo. Impresionante debe ser una biblioteca de 35,000 libros.